Follow by Email

martes, 29 de mayo de 2018

Entrevista a Luis de los Llanos Álvarez y reseña de «Cromañón»



Hoy tengo el placer de compartir con vosotros una entrevista que he realizado al escritor Luis de los Llanos Álvarez, gracias a la cual, espero, conozcáis un poquito mejor al autor y su obra. Seguido de la entrevista, os dejo la reseña de una de sus novelas «Cromañón», que espero os sirva de reflexión sobre el panorama editorial actual y a la vez os transmita ganas de leer la novela...



¿Quién es Luis de los Llanos Álvarez? ¿Cuáles son sus sueños y sus miedos?

Difícil cuestión. Responderé con una frase leída en algún sitio: soy un aprendiz de todo y maestro de nada. Un eterno aspirante a vivir de mis novelas.

¿Qué es para ti la literatura? ¿Recuerdas tu primera lectura?
Diré que la literatura es la luz de la vida. La prueba es que alguien inventó un lenguaje para que los invidentes pudiesen leer. Leyendo la vida es más, más de todo, añádase el calificativo que se prefiera.
Me recuerdo muy niño leyendo un tebeo de Hazañas Bélicas. Enseguida los tebeos no fueron suficiente y comence con los clásicos: Julio Verne, Alejandro Dumas, etc.

¿Cuáles son tus autores favoritos? ¿Crees que te han influenciado a la hora de escribir?
Más que autores yo hablaría de títulos. ¿Quién no ha disfrutado con Las minas del rey Salomón, o Ben Hur, o El conde de Montecristo? Pero no eludiré la pregunta, del autor que más títulos he leído es Sven Hassel y sí, me gustaría ser capaz de construir personajes tan sólidos y carismáticos como él.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías dedicarte a escribir? ¿Conservas tu primer escrito?
Cumplí mi servicio militar lejos, muy lejos de la mujer que amaba y le dediqué un tormentoso diario, un cúmulo de reproches, anhelos y llantos memos que afortunadamente quemé el día antes de licenciarme. No obstante aún tardé casi veinte años en escribir mi primera novela ALBINO. Un relato de ciencia ficción que permanece enterrado en un cajón.
¿Por que tienes tu primera novela guardada en un cajón?
No sé si he comentado ya en alguna respuesta que una faena monótona y alienante ayuda en la creación literaria, en tanto que te facilita la imprescindible evasión. Yo era, soy, barnizador, un trabajo invariable y repetitivo. Y un día me puse a imaginar una nave extraterrestre vagando por la galaxia con la misión de hallar a Dios o en su defecto al individuo más parecido posible. Captan la emisión de un programa de TV en la que aparece un santón hablando de redención y tal y le siguen hasta lo que ellos interpretan como un monasterio o recinto sagrado y abducen al individuo mejor servido. ¿Cómo iban a saber ellos que se trataba de un manicomio y que se llevaban al loco más peligroso? Esta es la trama de ALBINO, mi primera novela. Y sí, yace en un cajón a la espera de una editorial que le dedique algo de atención. ¿La publicaría? Sí, claro, hace dos meses me ofrecieron publicarla en tres partes, pero el trato no me convenció.

¿Cuántas novelas has publicado hasta ahora?
En 2018: AURORA LA VASCONA, una novela histórica en torno a la madre del califa Hixem II.
En 2017: MARRANOS, una novela histórica sobre la expulsión de los judíos en 1492.
UN PLAN DE MIERDA, una novela negra en la que un empleado desvalija su propia sucursal.
En 2016: MAR DE ARAL, una novela negra sobre un grupo de eco-terroristas.
CROMAÑÓN, una historia de amor en el Paleolítico.
En 2012: CINCO REINOS, una novela histórica sobre la Batalla de las navas de Tolosa de 1212
CARNE DE GALLINA, en la que relato la Guerra de Marruecos desde 1909 hasta 1927
En 2009: ALESIA, novela histórica acerca de la V Guerra de las Galias.
UN VAMPIRO VEGETARIANO, una novela corta de vampiros.

¿Cómo ves el panorama editorial actual? ¿Tu experiencia ha sido positiva?
Creo que autores y editores hemos perdido el rumbo. Los primeros queremos publicar a toda costa y los segundos han perdido el oficio en las ánsias de topar con un Harry Potter que les saque de pobres y la mayoría no pasan de mediocres. Entre unos y otros hemos abierto la fosa de la autopublicación sin mesura, que más pronto que tarde engullirá al mundo editorial.

¿Te parecen buena herramienta las redes sociales para ayudar a un autor a darse a conocer?
Sí. Hace veinte años cuando los editores cumplían su papel y editaban novelas cuidadas y respaldadas por un mínimo talento de los autores, se podía confiar en el boca oreja para la venta. Hoy si no destacas en las redes sociales no vendes una escoba y así y todo es muy difícil.

Háblanos de Cromañón, ¿por qué decidiste situar una novela en el paleolítico superior?
CROMAÑÓN es un intento, uno más, por mi parte de escribir una novela romántica. Imaginé a Adan y Eva en el Paraíso, de hecho la novela la titulé: ADAN ENAMORADO. Pero para ser honrados diré que no lo conseguí. Lo situé en la Prehistoria para aprovechar el hueco mercantil dejado por la saga del Clan del oso cavernario, y en el paleolítico superior porque es el lindero entre la piedra tallada y la piedra pulida, el hombre compagina la caza y la recolección con la agricultura y la ganadería. Un tiempo de tránsito.

¿Cómo ha sido el proceso de investigación para documentarte sobre el Paleolítico superior?
Ciertamente el momento exacto para situar una novela, no histórica, carece de excesiva importancia y en el caso de la Prehistoria la cantidad de documentación a repasar, leer y estudiar era abrumadora. Pero yo tenía muy claro que en la novela tenía que expresar un tiempo de cambio, porque la Humanidad se luce en los cambios, lo que no siempre es para bien.

Empollé en particular los estudios y descubrimientos sobre Atapuerca. En la novela aparecen los Sin-nombre, y yo los imaginé como los últimos Neandertales devorados por los Cromañones. El canibalismo es una de las constantes en los fósiles de dicho yacimiento y es comprensible. Mi idea era expresar que el hombre desde muy temprano era sobre todo práctico y no me negaréis que es infinitamente más práctico cazar a un vecino desprevenido para cenar que no a un huidizo gamo o a un peligroso bisonte.

¿Qué les dirías a los lectores para que se animen a leerla?
Que disfrutaran de unas horas de solaz y recreo. Aunque la editorial la ha retirado del mercado y hasta que no vuelva a publicarse…

¿Cuáles son tus futuros proyectos?
Estoy trabajando en una novela negra centrada en la España de los años 50.




Opinión:


Hoy es la primera vez que os hablo de un libro que ya no está la venta. 
Cromañón Es una historia de amor situada en el Paleolítico superior, como bien dice su autor, en un momento de tránsito para la humanidad…
Sin duda además del género en el que encuadra la historia, la época en la que sitúa el libro es otro de los atractivos de esta novela, época que está investigada por su autor, no es un mero escenario llamativo… 
Conoceremos  las costumbres y la vida en la época a través del clan al que pertenecen Ju-pe y O-ga y las desventuras que sufrirá el protagonista para intentar conseguir el amor de su amada…
También quería hablar sobre el ritmo de la novela, pues no es el ritmo vertiginoso al que muchos de los grandes betsellers nos tienen acostumbrados, sino que es un libro para leer tranquilamente, sin prisa, y eso lectores como yo lo agradecemos…
También hay sitio para el sentido del humor.
He disfrutado leyendo este libro y me he sentido transportada a otra época.
En conclusión, es una novela que debe tener su sitio en el mercado. Su situación refleja parte de lo que el mismo autor nos comenta, pero no todo es negro en la situación editorial actual. La realidad es que hay autores y libros como «Cromañón» que merecen la pena, y editoriales que dan merecidas oportunidades. Vivimos malos tiempos para la cultura, y pienso que tanto escritores como editores y lectores deberíamos estar más unidos que nunca para que la literatura tenga el espacio que se merece..
Desde aquí animo a su autor a que la reedite, pues, aunque aunque quizá no será nuevo Harry Potter, merece su hueco en este mercado literario…

Para terminar, quiero agradecer a Luis de Los Llanos su amabilidad al cederme un ejemplar en papel de «Cromañón» y su original dedicatoria, que me ha hecho sonreír.

Recomiendo a este autor, lo seguiré y comentaré en este blog. 


viernes, 25 de mayo de 2018

Brilla brilla de Sonia Yáñez Calvo



 Sonia Yáñez Calvo




Luna creciente en la noche en que Luz cumple diecinueve meses. Luna creciente en la que Luz ve por primera vez una lluvia de estrellas, las líridas, la luna y las estrellas.
Su cuento preferido habla precisamente del brilla brilla: cuenta que una estrella cae del cielo, y sin el brilla brilla de las estrellas nadie puede dormir.
A Luz le pasa justamente lo contrario, con el brilla brilla de las estrellas comienza una nueva vida, Surgen los grandes porqués… Con el brilla brilla de las estrellas Luz ya en casa no puede dormir, y con cierta frustración, mira al techo, sin el brilla brilla no puede dormir…
Una nueva etapa comienza para Luz y para sus padres. Ellos miran al firmamento de manera muy distinta, pues aunque saben que ni Hades ni Perséfone les devolverá a los que ya no están, miran al brilla brilla como si fuera un lenguaje escrito solo para ellos…
Sonia de pequeña pensaba que cuando alguien se marchaba del mundo terrenal, iba a vivir dentro de una estrella la cual imaginaba como una gran bola luminosa en la que nuestros seres queridos nos observaban desde el más allá …
Y quien sabe, quizá el brilla brilla es el mensaje que nos envían desde las estrellas… 

martes, 1 de mayo de 2018

Entrevista a José Carlos Valverde Sánchez

Hoy tengo el honor de compartir con  vosotros esta entrevista que he realizado a José Carlos Valverde Sánchez, de Morón de la frontera (Sevilla). Es filósofo, escritor, columnista, polemista y colaborador en  el programa de radio de la cadena SER  «Ser Literarios». Con motivo de la próxima publicación de su  libro «Nostalgia: 22 poemas de abril» hablamos de sus sueños, sus miedos, sus grandes vocaciones, también de la polémica y por supuesto, de la poesía...




¿Quién es José Carlos Valverde Sánchez? ¿Cuáles son sus sueños y sus miedos?
Me tocó ser trabajador, porque en el reparto de la genialidad llegué tarde. No soy un genio, nunca lo fui. A los ilusos como yo, que tratamos de alcanzar nuestras metas, no nos queda otra: trabajo. 
Mi sueño es ver crecer a mi hija. Mientras eso va sucediendo me dedico a vivir. Escribo, leo, duerno, bebo. Soy extremadamente pasional. Del mismo modo, la imposibilidad de hacerlo y el desorden de lo anterior, son todos mis miedos.

Eres filósofo, colaborador de «Ser literarios»  en la cadena Ser desde Morón de la Frontera, escritor, ¿cómo se concilian todas esas profesiones con la familia?
Con su apoyo. Es fundamental para todo. Sin la familia, ni siquiera la filosofía tendría sentido. Es lo más importante que existe. 
Generalmente le resto horas al sueño. Trato siempre, a veces sin éxito, de tener marcadas unas horas de trabajo. Pero en este sendero literario hay que ser muy flexible. Demasiado. Prefiero escribir por la mañana, por ejemplo, llevo años haciéndolo. Intento llevar una vida normal. Es difícil en cualquier caso. 

Háblanos de tus vocaciones, ¿por qué te decidiste por la filosofía a la hora de estudiar una carrera universitaria?
Siempre tuve claro que lo mío eran las letras. Elegí la filosofía por mero placer. Soy de esas personas que se morirán estudiando. Mientras tenga salud, y desgraciadamente dinero, seguiré formándome.  

Y la radio, ¿cuáles fueron tus inicios? ¿y cómo definirías tu etapa actual en Ser literarios?
Fue azar. Cuando publiqué mi primer libro, el director editorial, Jesús Sánchez, mi compañero hoy en las ondas y pilar fundamental en mi actividad literaria, me entrevistó como un invitado más. Corría el año 2013. Entonces existía un espacio llamado “Leer para creer”, que por cierto seguía con gusto.
Curiosamente no hablamos nada sobre el programa. Nos ceñimos a la presentación del libro, que sería días más tarde.
Al cabo de unos meses recibí un correo de la dirección. Me ofrecía colaborar con una pequeña reseña literaria al final del espacio. Acepté de inmediato. 
Fueron pasando los años y en el 2016 cambiamos un poco el formato. Ahí nace SER literarios. Y comienzo también como columnista en la cadena.

Otra faceta tuya es sin duda polemista, pues las opiniones que das últimamente se ven envueltas en la polémica, ¿crees que hay libertad de expresión real? ¿qué papel juega la sociedad en la presunta libertad de expresión?
La libertad de expresión está perseguida por todas partes. El concepto, a veces, falla. Es cierto. Quiero pensar que la transición ha tenido parte de culpa, que no es cosa de cuatro pajilleros que deciden machacársela a costa la indignación absurda. Un país que se acostó en dictadura y que, al abrir los ojos, se despertó en democracia… Tenemos una historia peculiar y difícil de asimilar.
La libertad de expresión está herida. No hay duda. Pero si el pueblo quiere libertad de expresión, aunque sea perseguida, habrá libertad de expresión. Tal como decía Orwell.
Los nuevos censuradores no son otros que los antiguos censurados. Los que sufrían la represión. Es inexplicable. La libertad de expresión para ese sector no es un derecho, sino una cuestión ideológica. Si estás con ellos tendrás libertad de expresión. Si no irás a la hoguera. Son inquisidores del siglo XXI.
Hace unos meses mi nombre saltó en el Pleno del Ayuntamiento de mi localidad. El motivo no era otro que una opinión sobre la ideología de género que redacté para un medio de comunicación. El objetivo, simplemente, censurar mi comentario y que fuese reprobado por el gobierno local. ¡En pleno siglo XXI alguien le pide al poder que me cierre la boca! Mientras contesto la entrevista pienso en los juicios de Salem, en la dictadura franquista. Es un golpe ridículo al estómago de la sociedad actual.
Afortunadamente no lo consiguió. Aunque en ningún momento me planteé pedir disculpas. No lo haré jamás. Es ridículo.


En tu columna semanal reflejas tus opiniones y las polémicas correspondientes, cuéntanos cuando surge y a raíz de que, ¿fue a causa de un hecho en concreto, o un cúmulo de situaciones?
Siempre he sido un tipo inquieto. Muy pasional. Creo que todo escritor tiene un halo de responsabilidad y está obligado a cumplir con la sociedad.
Hay escritores que prefieren mostrar en sus textos su carné de la moralidad, eligen exponer constantemente lo buenas personas que son. Ese sector buenista es el más egoísta y narcisista de todos. Analiza ese oleaje social y se sube rápidamente. Entiendo que es lo más fácil, una moda. Y eso le llena el bolsillo de euros, que al final es lo que cuenta. Jamás darán una vuelta de tuerca a nada, no aportan.  Pero su careta dice: “soy buena persona”, y eso vende. Son listos. En el amor y la (literatura) guerra todo vale.
Yo no, yo soy un verdadero hijo de puta. Me gusta serlo. Cuando veo las cosas demasiado claras me alejo, empiezo a dudar. Reflexiono. Leo, investigo. Me intereso. Mi lugar está en la incertidumbre. No me van las mentes parciales y a la carta. Esas que solo denuncian según su beneficio ideológico. Esos moralistas son capaces de hablar de las necesidades de Oriente, pero olvidan al vecino del quinto que le acaban de cortar la luz y tiene dos hijos. No es justo. Todas estas cosas me rondan la cabeza cada vez que escribo una columna de opinión.  


Dentro de poco sale publicado tu próximo poemario «Nostalgia: 22 poemas de abril» con la editorial círculo rojo, ¿qué es para ti la poesía?
La poesía es la forma más hermosa de verosimilitud que existe. Decía Aristóteles que la historia cuenta lo que sucedió, la poesía lo que debió de suceder. Y eso es fascinante. Ese momento único, de enfrentarte al papel en blanco, te hace sentir como una especie Dios. Me gusta esa sensación.
Reconozco que no soy un escritor de poesía, aunque he escrito mucha en mis inicios. Pero la respeto demasiado. Soy un prosista casi radical. Mi poemario está escrito en prosa poética, un género prácticamente moderno que se asemeja mucho al microrrelato. Existen muchas teorías que tratan, sin éxito, de diferenciar una cosa de otra. Es casi imposible.
Cuando hablo de mi próximo trabajo no lo siento como un poemario. Me he tomado la libertad de bautizar mis textos como canales en prosa poética. Quizá sea una manía, o una estupidez, pero siento esta obra como un túnel de sensaciones. Un viaje hacia el color.

No es la primera vez que publicas en círculo rojo, ¿cómo es la experiencia de publicar con la editorial líder de autoedición del país?
Es humana y cercana. Me gusta sentir el respaldo del editor. Cualquier escritor lo necesita, desde luego.
Creo, sinceramente, que la autoedición es el futuro. Nadie mejor que tú para pelear por tu trabajo. Decides, trabajas en tu propio proyecto más allá de la escritura, te involucras al máximo, y formas parte del proceso en todo momento. Es importante, y enriquecedor, ir paso a paso y conocer el funcionamiento de cada fase en la edición.
He tenido varias ofertas de edición para publicar con otras editoriales, y no lo descarto en un futuro, pero soy leal a mi experiencia. Me fue bien con mi anterior trabajo y espero que sigamos en esa senda. Aunque siempre estoy abierto a escuchar.

Si los poetas antes eran perseguidos, hoy en día parece que es la asignatura pendiente de los lectores, ¿por qué crees que ocurre?
No lo sé, imagino que las tendencias también afectan al lector. Como todo. Ya sucedió en este país con el teatro, que ha recuperado un gran número de lectores afortunadamente.
Quizá el relato corto y las obras breves han tomado cierta ventaja en detrimento de la novela rocosa y la profundidad de la poesía. El golpe rápido y certero está de moda. Prueba de ello es el auge de las series. La vida marca una velocidad y el lector forma parte de esta espiral de sucesos vertiginosos. Todo tiene que ir muy rápido. La poesía requiere profundidad, tranquilidad, calma… Tal vez esté ahí la diferencia. No lo tengo del todo claro.

Este nuevo poemario es muy personal, sin duda escribir es de las mejores terapias que existen y así lo reflejas, ¿qué les dirías a los lectores para que se animen a leerlo?
Que se atrevan a reflexionar. Que acepten las despedidas y los encuentros como ciclos personales. Hablar de tabúes es perder cierto miedo a la vida y, también, a la muerte. Pero sobre todo significa ser libre. Es muy difícil, porque cuesta demasiado decir adiós.
Este poemario es de todos los lectores. Está escrito para que cualquier persona lo haga suyo. Se describen historias mundanas, cotidianas; despedidas y encuentros; tristezas y alegrías; oscuridad y luz. Cualquiera verá reflejada su historia. Tiene una forma y estilo extremadamente versátil.

Para terminar quiero agradecer a José Carlos Valverde Sánchez la entrega y sinceridad a la hora de responder a las preguntas de esta entrevista.

Concluyo compartiendo con vosotros un fragmento de «Nostalgia: 22 poemas de abril»







domingo, 15 de abril de 2018

Sinfonía para replicantes de James Crawford Publishing


Título: Sinfonía para replicantes
Edita: James Crawford Publishing
Prólogo: J. Javier Arnau


Sinopsis:
Catorce autores se han reunido en esta antología para rendir homenaje a la ciencia ficción. Catorce autores para quince relatos donde se mezclan los géneros y se funde lo clásico con lo moderno componen esta perfecta sinfonía…

Comentario:
Soy muy fan de las antologías y esta es de mis preferidas. El género es de mis predilectos, y es la antología de ciencia ficción que precisamente me ha dejado más la sensación de estar leyendo buena ciencia ficción. Como suele pasar en las antologías, algunos autores son más conocidos que otros, como en el caso de Tony Jiménez, a quien hago mención especial,  (sin desmerecer a los demás) y otros no tanto, y es que una antología sirve no solo para que el lector descubra nuevos autores en potencia sino para que los propios autores se descubran a sí mismos…
Por tanto, recomiendo esta antología que he leído con muchas ganas y mucho gusto y agradezco a su editor la amabilidad que ha tenido y su paciencia.
Es muy  buena lectura tanto como para los fans del género y para los que quieran iniciarse en la ciencia ficción. 
Seguiremos a este editor y sus autores de cerca, como siempre, en este blog…

Autores: 

«Concierto de cuerda en RE menor» de Álvaro de la Riva Hengstenberg
  «La noche de los gólems priápicos» de Ana Morán Infiesta
«Heil Rühmlich» de Miguel Chamizo
«El filósofo y el androide» de Axel A. Giaroli 
«Sabotaje» deLorena Hache
«Hurones» de Jorge del Oro Aragunde 
«Línea de luz» de Toni R. Pons
«La nave» de Carlos Arnau / J. Javier Arnau
«Cuando el cielo se agrietó» de Edgar Sega 
«Siempre he sido Helen» de  Daniel Gutiérrez 
«¡Maldita Carroña!» de Beatriz T. Sánchez
«Viaje de regreso» de Tony Jiménez
«La última advertencia» de Yersey Owen 
«La flor de la pereza» de Miguel Chamizo
«El escuadrón L-201» de Edgar Sega.













Las heridas del corazón de Fernando Pérez Rodríguez









Título: Las heridas del corazón
Autor: Fernando Pérez Rodríguez

Portada: Alexia Jorques

Maqueta: Rony Begood

Prólogo: Alessandra Roma

ISBN: 978-84-945535-4-7

Sinopsis:
Dos jóvenes que se conocen desde pequeños se enamoran y se casan con el paso de los años. Al principio, todo va bien, pero las cosas empiezan a cambiar con el nacimiento de sus dos hijos: un chico y una chica. Comienzan las peleas, las broncas y los malos tratos y la vida en común empieza a hacerse insoportable.
Opinión: 
Recuerdo cuando el año pasado llegó a mis manos este manuscrito. El autor me comentaba que no conseguía sacarlo a la luz, que le decían que el texto era bueno (que lo es) pero el tema es muy polémico, y lo es.
Y es que el tema es polémico, sobre todo, en una sociedad en la que cada uno interpreta cualquier situación a su conveniencia, pero por suerte no todo el mundo es así. 

Esta historia es como una ventana en la que podemos ver como una situación que empieza bien, una pareja que se conoce joven, se casa, tienen dos hijos( hasta aquí más de uno puede sentirse identificado), se trunca de tal manera que llega a una situación insostenible en la que el amor de la pareja ha dado un giro de trescientos sesenta grados hacia la incomprensión, y lo que es peor, al maltrato. Y ahí está la polémica. Pues no es un maltrato clásico de género, si no que es un maltrato de pareja, donde ambos se tratan mal a ambos, y esa situación no gusta, no es lo normal, no la queremos ver, si miramos para otro laldo, la situación no existe…
Y así estaba esta novela, en la oscuridad, sin salir a la luz. Hasta que Fernando, por recomendación de una servidora, envió su manuscrito a una editorial nueva, comprometida entre otras causas con el feminismo. Y le dije, Fernando, prueba con Grupo Tierra Trivium, a ver que tal.
Y aceptaron la novela, Pues somos (pues ahora yo también formo parte de Grupo Tierra Trivium) una editorial valiente, que no nos callamos ni miramos para otro lado. Es una novela valiente, con un diseño también arriesgado, pero para eso estamos, para dar luz a las historias… Si no, ¿para qué escribir?
Recomiendo esta novela y espero, que los lectores no miren para otro lado y le den el lugar que merece.


Su autor


Fernando Pérez Rodríguez, nacido en la ciudad de Plasencia (España), en cuyo escudo de la ciudad reza el lema: Ut placeat Deo et hominibus (Para agrado de Dios y de los hombres).
Nací en el seno de una familia humilde y fui el mayor de varios hermanos, todos varones. Desde muy pequeño me gustó escribir, algo no muy bien entendido por mis padres, que me preguntaban por qué escribía tanto. Escribir, para mí, es un modo de escapar de la sociedad que me rodea y a la vez de plasmar mis sueños e inquietudes.






lunes, 9 de abril de 2018

El pacto de Dashuria de Frank Peñas Arias



Hoy os voy a hablar de un libro escrito para el público juvenil que también disfrutaremos los adultos, se trata de «El pacto de Dashuria», precioso libro ilustrado publicado por T-raptor editorial. Antes de la reseña, os dejo esta entrevista que los chicos, a quienes tuve la oportunidad de conocer el año pasado, han tenido la amabilidad de concederme. De esta forma, conoceréis un poquito mejor su editorial y sus proyectos:
  1. ¿Quiénes son Frank Peñas Arias y Javier Monja Potente? ¿Cuáles son vuestros sueños y vuestros miedos?
Frank Peñas es un escritor vallisoletano y, junto a su compañero el ilustrador Javier Monja, fundó T-Raptor editorial. Actualmente han publicado lo que el escritor llama universos; una serie de libros que, aún pudiendo leerse de forma individual, forman parte de un todo. Por un lado encontramos el universo Shinigami, formado por cinco publicaciones diferentes —Shinigami, Shinigami Géminis, Leviatán, Pluma Carmesí y Byakko: tercer Shinigami—. Existe un segundo universo, dedicado al género fantástico, llamado Somnus. Éste, por el momento, está formado por tres obras: Somnus: Ecos del mañana; Somnus: el crepúsculo de Insomnia; y El Pacto de Dashuria.
F: En mi caso mi sueño siempre fue publicar un libro, sueño que he logrado alcanzar con dedicación y esfuerzo. Mi siguiente sueño es que nuestra editorial vaya creciendo poco a poco y que nuestras obras puedan llegar a más gente.
J: Mi sueño es crear una gran editorial, que la marca T-Raptor llegue a conocerse de forma internacional, especialmente por la calidad de nuestras obras.
F: ¿Mi mayor miedo? Bueno… Cada vez que vamos a publicar algo nuevo siempre albergo cierto temor a que la historia pueda no gustar, pero no lo veo como algo negativo. El miedo, siempre y cuando no te prive de movimiento, te ayuda a mantener los pies en la tierra.
J: Yo no tengo miedos. Estoy protegido por las estrellas…. (canción de dragon ball)
  1. Frank, ¿Qué es para ti la literatura? ¿y para ti el dibujo Javier?
F: Un navío enorme que permite a cualquiera que se adentre en sus páginas viajar a mundos desconocidos, a vivir miles de vidas diferentes.
J: Una forma de transmitir sentimientos.
  1. ¿Cuándo os disteis cuenta de que escribir en el caso de Frank y dibujar para Javier era lo que queríais hacer?
F: Siempre me ha gustado escribir, pero empecé a tomármelo más en serio cuando tenía doce o trece años.
J: Surgió. Siempre me ha gustado dibujar, pero no creí que llegara a dedicarme a ello hasta que conocí a Fran.
  1. ¿Cuáles son vuestras influencias en vuestros respectivos campos?
F: Creo que todo influye en un artista. Leer, vivir, un cuadro, una canción…
J: Idem.
  1. ¿Cómo os conocisteis?
J: Pura casualidad. Teníamos un conocido en común.
F: Javi sintió curiosidad por ver cómo escribía, así que le pasé un manuscrito y aquí estamos.
  1. Juntos, habéis formado la editorial T-raptor, ¿Cómo surgió el proyecto?
F: Era un paso lógico. A Javi le encantó lo que leyó, incluso empezó a dibujar las ilustraciones de ese libro. Queríamos compartir nuestras historias con la gente, así que nos lanzamos a perseguir ese sueño.
  1. ¿Qué tipo de literatura encontrarán los lectores en T-Raptor?
F: Actualmente pueden encontrar thriller, novela negra, terror, fantasía épica medieval y fábulas. Nuestra intención es expandirnos con nuevos géneros al tiempo que mantenemos vivos los demás
  1. Tiene que ser difícil llevar una editorial pero seguro que también es gratificante, ¿cómo está siendo la experiencia?
Es una experiencia enriquecedora. Poder compartir tu ilusión con otra gente, saber que están disfrutando de algo que tú has creado… no hay palabras que describan esa sensación. Somos muy felices de poder llegar a la gente y hacer que se sumerjan en historias apasionantes que les ayude a evadirse de la realidad.
  1. Respecto a «el pacto de Dashuria», contadme de dónde surge la historia y cómo se compagina a la hora de ilustrar la novela, ¿cómo fue el proceso?
F: La novela se me ocurrió durante uno de los muchos viajes en tren que hago a lo largo del año. No es sencillo de explicar, pero imaginad que en vuestra mente hay una ventana. Al otro lado hay miles de historias. Yo no soy más que un mero espectador cuya labor es transmitir lo que ve desde este lado.
J: En cuanto Fran me pasó el manuscrito y empecé a leerlo pude ver los dibujos rápidamente. Fue algo muy orgánico, casi como si sus palabras guiaran mi mano. Fran tiene la capacidad de meter a los lectores en su terreno, en seguida te sumerges en la historia.
F: Cuando me enseñó los primeros bocetos deseé tener el libro ya fabricado en las manos. Sus dibujos no sólo acompañan al texto, sino que crean un canal mediante el que transmitir esos sentimientos de una forma más potente si cabe.
  1. ¿Qué le diríais a vuestro lectores para que se animaran a leer el pacto de Dashuria?
F: Es una fábula cercana y muy emotiva, repleta de humor, enseñanzas y fantasía.
J: Es una obra que te llega al corazón. Los personajes están muy elaborados, prácticamente se sienten vivos.
  1. Y por último, ¿Cuáles son vuestros próximos proyectos?
F: Nos encantaría poder hablar de ello, pero no podemos. No nos gusta hablar de proyectos que aún no han entrado en fase de producción. Lo que sí podemos asegurar es que seguiremos sorprendiéndoos y nuestras historias os raptarán.

y a continuación la reseña:



Autor: Frank Peñas Arias
Ilustrador: Javier Monja Potente
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788494380150




Sinopsis:


Guille y su madre comparten un maravilloso don: captar la belleza oculta en cada rincón del mundo a través de la fotografía. Cuando el destino le arrebata a su madre, Guille, hereda su cámara de fotos. Se aferra a ella con todas sus fuerzas, pues es el mayor recuerdo que tiene de ella. 

Los años pasan, y su padre encuentra el amor en otra mujer. La rabia invade el corazón del chico, quien decide escaparse al escuchar una voz que lo llama desde lo más profundo de un robedal. Los árboles parecen juzgarlo. Lo rodean, cercándolo a fin de guiarlo hasta el claro. Allí conocerá a Dasuria, una dríade que asegura tener el poder de devolverle la felicidad. Guille tiene muy claro lo que quiere; cuando el pacto se vea sellado, nuestro protagonista se dará cuenta de que todo deseo tiene su consecuencia, especialmente los más oscuros. 

Opinión:

Ante una situación tan normal como la que nos plantea el autor en esta historia, el lector se ve envuelto en un mundo de fantasía para mostrarnos que la rabia, los malos deseos, nuestro lado oscuro, al fin y al cabo, traen las peores consecuencias tanto para las personas a las que amamos como para nosotros mismos.
A través del fantástico viaje de Guille, viviremos una gran historia en la que conoceremos a una dríade y a un gato un tanto particular, pero sobre todo, descubriremos el corazón del protagonista…

Desde luego recomiendo este cuento porque lo he disfrutado, además de ser un libro ilustrado muy bonito,  y me gustado como la gestionado ciertos temas a la hora de explicárselos a los niños como la muerte, la complejidad del amor, pararse a conocer antes de juzgar, y lo último pero no menos importante, nunca, nunca desear el mal a nadie porque destruye nuestro alrededor y pudre nuestro corazón…

Como pequeño inconveniente que hay dos libros más pertenecientes a este mundo, así que mi lista de lectura crecerá con gusto...