Follow by Email

lunes, 9 de mayo de 2016

NOSOTROS DE YEVGENI ZAMYATIN

NOSOTROS

Autor: Yevgeni Zamyatin
Traductor: Juan López-Morillas
Editorial: Alianza editorial, 1993
ISBN: 84-206-0609-X


   “Me limito a copiar palabra por palabra lo que mañana publica la Gaceta Oficial:

Dentro de ciento veinte días terminará la construcción del Integral. Se acerca la magna hora histórica en que el primer Integral se remontará al espacio infinito. Hace mil años los heroicos antepasados de ustedes sometieron la Tierra entera al imperio del Estado Único. Ante ustedes se abre una hazaña aún más gloriosa: integrar la ecuación indefinida del universo por medio del Integral cristalino, eléctrico, ignívomo. A ustedes les cumple poner bajo el beneficio yugo de la razón a aquellos seres desconocidos que habitan en otros planetas y que acaso viven todavía en un bárbaro estado de libertad…"

Así empieza “Nosotros”. Fue una de las predecesoras en el subgénero de las distopías e influyente en obras como 1984 (de George Orwell) y diría que también de FUTU.RE, de la que ya hablé en la reseña anterior.

Escrita en 1921, no fue publicada en la Unión Soviética hasta 1989, cuando se da acceso a una literatura insumisa a la censura oficial.

Yevgeni Zamyatin nos presenta un futuro en el que el mundo es una inmensa cárcel limitada por la Muralla Verde. Todo está calculado al milímetro y cronometrado hasta el extremo, desde los horarios de las comidas, hasta los ratos “libres” y las relaciones sexuales, los hijos son también propiedad del Estado. El “yo” no existe, existe el “nosotros”, que son los números súbditos del Bienhechor quien gobierna con una mano de hierro cruel y opresiva.
D-503 es nuestro protagonista, narrador en primera persona de estas anotaciones y constructor del Integral: nave interestelar que deberá llevar al universo “el bienaventurado yugo de la razón”. Es un número más, y un fanático defensor del sistema, pero se enamora de I-330. En este mundo el amor, las fantasías y los sueños equivalen a rebelión, y un ganglio a extirpar. A causa de este amor-odio que siente D-503 (“La temes porque es más fuerte que tu; la detestas porque la temes, la amas porque no puedes sojuzgarla. Porque sólo se puede amar lo que no se puede sojuzgar”…), se rebela. Y es entonces cuando I-330 le muestra el mundo más allá de la Muralla Verde, donde I-330 igual que otras personas “los “Mefi” -la gente que sobrevivió de ser llevada a la vida dentro de la Muralla verde- siguen viviendo en la naturaleza, en libertad, sin que el Estado Único tenga conocimiento de ello. Y es ahí donde le cuentan sus planes de derrocar al Bienhechor, para lo cual necesitarán su ayuda…

Lo que me ha gustado

El mundo distópico (o no tan distópico) que utiliza como escenario para demostrar su repulsa hacia los gobiernos totalitarios; sus personajes que dan vida a la trama y al mundo aparentemente utópico. Los temas que el autor nos plantea: una sociedad en la que se va perdiendo la identidad, una sociedad más deshumanizada, siendo el amor, la fantasía y los sueños considerados como una rebelión y una enfermedad, un mundo donde se pierden conceptos como la intimidad y la privacidad para un mayor control, donde la naturaleza es vista como algo malo… Y el final, el cual da un giro inesperado que no hace perder la esencia de la historia.

Lo que no me ha gustado:

 Quizá lo que más cueste de la novela es adaptarse a su lenguaje pero, a su vez, es necesario porque refleja la crítica que el autor quiere plasmar en su obra.

Autor:

El autor de “Nosotros” fue Yevgeni Zamyatin. Nació el 1 de febrero de 1884 en Lebedián, al sur de Moscú.

De carácter indócil y criterio independiente trabajó desde su juventud en pro de la revolución y sufrido, encarcelamiento y destierro, fue uno de los primeros en dar el toque de alarma ante el peligroso rumbo que tomaba la situación. A raíz de lo cual Zamyatin, acusado de contrarrevolucionario y enemigo del pueblo, fue expulsado de las asociaciones profesionales creadas por el nuevo régimen, y sin poder publicar en periódicos o revistas, vio gravemente disminuidos sus medios de subsistencia. Desesperado, escribió a Stalin solicitando permiso para vivir en el extranjero. Con gran sorpresa suya, el permiso le fue concedido. Zamyatin se instaló en París sin renunciar a la ciudadanía soviética. Allí continuó su actividad literaria hasta su muerte en 1937.

Su obra:

Zamyatin no experimentaba la pasión por la literatura desde el principio; sus narraciones iniciales, tituladas Mezdnoe o Relatos de la vida provinciana, se alternaron con una serie de artículos técnicos sobre ingeniería naval.

En 1917, dirigió la edición de sus propias narraciones (Isleños, Al final del mundo, Fábulas para muchachos adultos, etc.), fundó una escuela literaria denominada "Hermanos de Serapión".

La distinta orientación cultural de la fase de la "Nueva Política Económica" (N.E.P.) hizo posible la representación de una comedia suya de carácter popular, “La pulga”, cuyo tema procedía de un famoso relato de Leskov, “El zurdo”. En tal obra Zamyatin se burlaba al mismo tiempo de rusos e ingleses, ya ridiculizados en otra comedia, “La sociedad de los honorables campaneros”, y en “Isleños”.

Entre 1921, influenciado por el estilo de H.G. Wells, escribió “Nosotros”, que como ya hemos dicho, fue censurada en la Unión Soviética hasta 1989, siendo publicada antes en los países occidentales.

Siguió su obra en el exilio, en París, hasta acabar casi en el olvido.