sábado, 8 de julio de 2017

LA LUNA HUELE A LAVANDA DE MARIA JOSÉ VOLTÉS







Sinopsis:

Mariana decide huir de su vida (está pasando por su propio infierno) y formar una empresa en su nueva etapa. Además de tener sus particulares ideas sobre lo que tiene que ser una empresa, también tiene ideas singulares sobre quienes tienen que ser sus socios, pues serán gente de confianza o que simplemente le de buenas "vibraciones"...
¿Conseguirá Mariana dejar atrás su pasado y logrará emprender su nueva etapa?

Opinión:



El libro está escrito al estilo novela clásica, te va enganchando como quien no quiere la cosa y te mantiene en vilo hasta el final. Su ritmo está bien dosificado, nada sobra, ni nada falta...  Es  perfecto (en mi caso) para leer durante las tardes de lluvia, sin prisa, recreándote en su lectura...

Mariana es un personaje que a pesar de haber vivido un infierno, tiene luz propia y deja huella por donde pasa, tanto en las personas en las que confía para su nueva vida, como para el lector... Es una persona de luz en una sociedad llena de personas grises... Hacen falta muchas Marianas...

Es de agradecer que la autora explique los términos empresariales que utiliza, los cuales conoce muy bien, pues las experiencias laborales que narra se basan en las suyas .

El elenco de personajes es muy real, son patrones que puedes identificar fácilmente con personas reales (incluso los más despreciables...)
Destaco (de manera subjetiva) a Mariana, por iluminar la oscuridad con su misticismo, y el papel de su prima Teresa, la monja, pues juega un papel decisivo en la felicidad de la protagonista...
Cabe destacar también una escena clave (protagonizada por Teresa, no quiero contar mucho) que la autora deja caer de soslayo, muy bien jugado por su parte... Logró el efecto... Ya sabréis a que me refiero cuando la leáis.

Y no me puedo olvidar de la luna, un personaje más... ¿A qué huele la tristeza?...

Recomiendo esta novela por varios motivos, por su olor a la clásico y actual a la vez, por su mezcla de misticismo y realismo, por la destreza de la autora, porque me lo he pasado bien, y porque me ha hecho reflexionar sobre lo importante: Lanzarse a ser feliz.  Y para ello es necesario rodearse bien, de gente que te apoye en la verdadera empresa: la vida...  





María José Voltes nació en Barcelona. Estudió administración de empresas en la UB y en IESE. En 2014 publicó su primera novela «Los cisnes no tienen alma, los violines sí». A raíz de esta escribió numerosos relatos sobre música clásica. En 2016 colaboró en la antología de Playa de Akaba «Ulises en la isla de Wight», un sentido homenaje a la música de todo tipo. En «La luna huele a lavanda» se aleja de esta línea, volviendo a la narrativa tradicional, que une pinceladas de experiencias y reflexiones profesionales a una historia de ficción que podría ser muy real.